La enseñanza de Pablo sobre la justificación

St-Paul.jpg

Mi propósito en este breve artículo es describir la comprensión de Pablo sobre la justificación y, al mismo tiempo, señalar algunos de los puntos débiles de la Guía de Estudio de la Biblia (GEB) para este trimestre de la Escuela Sabática Adventista.

En la actualidad hay un debate vigoroso dentro de los círculos protestantes sobre la cuestión de la justificación, en el que los adventistas están poco integrados. N. T. Wright, el connotado erudito británico del Nuevo Testamento y obispo anglicano, argumenta que la justificación no es la conversión o transformación espiritual. En su opinión, se trata de un cambio de estado, por el que ahora el creyente es declarado como verdadero miembro de la familia de la alianza de Dios [1]. John Piper se opone a Wright, abogando por la visión tradicional protestante de la justicia imputada, que él define como el acto de Dios de contar al creyente como si fuera moralmente justo, a pesar de que, de hecho, él o ella no lo es [2].

Mi opinión es que tanto estos autores como el autor adventista de la GEB de este trimestre, no alcanzan a comprender el verdadero significado de Pablo. La lección 3 de la GEB cita Romanos 1:16, 17, pero no para interpretar el pasaje. El autor de la lección define el "evangelio", la "justicia", y la "fe", pero deja al lector preguntándose por lo que Pablo estaba diciendo realmente. Pablo se sentía orgulloso del evangelio "porque es poder de Dios (para) la salvación".

¿Quiénes son los destinatarios de este poder? "Todos los que creen", sin distinción de raza o cultura. ¿Cuál es la fuente de este poder? "Porque en el evangelio la justicia de Dios es revelada". ¿Cómo es revelada la justicia de Dios? "Por la fe y para fe". ¿Fe de quién? De los judíos y gentiles mencionados en el versículo 16, es decir, la fe de cualquier persona que acepta a Jesucristo como Salvador y Señor. ¿Qué se entiende por "la justicia de Dios es revelada"? La palabra griega es apokalypto, usada en otras partes del Nuevo Testamento para referirse a la vida espiritual y a la verdad revelada a los corazones de los creyentes por el Espíritu Santo (1 Cor. 2:9,10,12; Mat. 11:25). El evangelio revela a nuestros corazones la justicia de Dios. ¿Y cuál es el resultado? "El justo por la fe vivirá".

Pablo no dice que el creyente es contado, imputado, o reconocido como justo, a pesar de que él o ella no lo es. Dice simplemente que la persona que vive por la fe es justa, porque la justicia de Dios se ha revelado a su corazón. Esa justicia de Dios revelada al creyente es lo opuesto a "la impiedad y la maldad de los hombres que con injusticia restringen la verdad" (v. 18, ss.).

La GEB pasa por encima de Romanos 2:12-14, donde Pablo habla del juicio. Los que tienen la ley de Dios, que es Su verdad revelada en Su palabra, serán juzgados por ella. Los que no tienen la ley, serán juzgados por la luz que Dios haya podido revelarles. Los que tienen la ley de Dios escrita en sus corazones, y que han vivido de acuerdo a ella, se cuentan como creyentes. La línea fundamental es: "Porque no son los oidores de la ley los justos delante de Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados" (v. 13, VSR). En el juicio, los hacedores de la ley serán justificados (vindicados), ya que su comportamiento correcto revela que habían disfrutado de la justificación por la fe. El juicio según las obras, por el cual éstas revelan el funcionamiento eficaz de la gracia de Dios en la vida, es una enseñanza de la Biblia [3].

La lección 4 de la GEB afirma: "Somos justificados cuando somos “declarados justos” por Dios" (pág. 33). Se nos acaba de decir correctamente que "la palabra griega dikaioo, traducida como «justificar», puede significar ‘hacer justo’, ‘declarar justo’, o ‘considerar justo’". Ahora se afirma que sólo uno de esos significados para la justificación es válida en Romanos. El autor de la lección podría haber señalado que la justificación, en los escritos de Pablo, es el perdón (Hechos 13:38, 39; Rom. 4:1-8). Pero, para Pablo, el perdón no es sólo un asunto forense o legal. Ciertamente, los pecadores confesos son vindicados, pero además son transformados espiritualmente. Colosenses 2:13 dice: "Y a vosotros, estando muertos en vuestros delitos y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados" (VSR; véase también Hechos 26:18; Efe. 1: 7-9; Col. 1:13,14).

Elena G. de White define el perdón bíblicamente: "El perdón de Dios no es meramente un acto judicial por el cual Él nos libera de la condena. No es sólo el perdón por el pecado, sino rescate del pecado. Es el flujo del amor redentor que transforma el corazón". Pero el perdón es justificación. La justificación, entonces, es "el flujo de amor redentor que transforma el corazón" (Monte de las Bienaventuranzas, p. 11).

El autor de la GEB cita a Elena de White de forma selectiva, haciendo hincapié en que los creyentes justificados son tratados como si fueran justos. Pero a menudo Elena G. de White también habla de la justificación como la transformación espiritual. (Ver Lecciones prácticas del Gran Maestro, pp. 163, 312; El camino a Cristo, p. 62; Mensajes selectos, tomo 1, p. 399).

Teniendo en cuenta Romanos 3:24, el autor de la GEB declara que “Gracia significa "favor"” (pág. 33). Por supuesto que eso es cierto, pero consistentemente en los escritos de Pablo, la gracia es el poder espiritual enriquecedor que se da a los creyentes [4]. Romanos 3:24 dice: "Siendo justificados por su gracia como un regalo, a través de la redención que es en Cristo Jesús" (NVRS). Como el don de la gracia, la justificación no es sólo un asunto legal, sino que es el don de la transformación espiritual y el poder para los creyentes.

Teniendo en cuenta Romanos capítulo 4, la GEB proporciona una comprensión limitada de la imputación. Pablo cita Génesis 15:6: la fe de Abraham le fue contada, considerada, imputada (Gr. logizomai, Heb. chashab) como si fuera justicia. Un estudio del verbo "creer" ('aman) a través del Antiguo Testamento revela que la creencia en Dios implica, no sólo la aceptación de ideas, doctrinas o proposiciones, sino también la aceptación de Dios en la vida, dando lugar a un compromiso total con la práctica de un estilo de vida que ha sido determinado por Yahvé según corresponde a la relación de la alianza eterna [5]. Podríamos decir que la creencia es la unión con Dios que afecta a todas las actitudes y acciones de una persona. No es de extrañar que Dios considere (cuente, impute) a Abraham como justo (Gén. 15:6). Él lo consideraba así porque, en vista de la fe de Abraham que establecía una comunión de alianza con Dios, compartió la rectitud (justicia) de Dios. Su rectitud fue la rectitud de Dios, pero por su unión de fe con Dios, esa rectitud era suya. Abraham experimentó la justicia (rectitud) por la fe.

Esta conclusión se apoya en un estudio de chashab en el Antiguo Testamento Hebreo, y de logizomai en la Septuaginta. Estas palabras tienen una amplia gama de significados. A veces se refieren a cosas o personas que se cuentan (son imputadas) como siendo lo que no son [6]. Por otro lado, el verbo "imputar" en algunos casos se refiere a personas que pueden considerarse exactamente como lo que son [7].

En ocasiones el verbo "imputar" se utiliza en el Antiguo Testamento para designar la entrega de un regalo real, o para especificar la propiedad real. El diezmo "contado a los levitas" (Números 18:26-30) era un regalo de alimentos para ellos y sus familias (v. 31). Josué 13:03 menciona tierra "contada como cananea" –le fue contada (imputada) a la gente que estaba en posesión efectiva de la misma. En 2 Samuel 4:2 se registra que la ciudad de Beerot fue "imputada a (contada para) Benjamín". De hecho, la tribu de Benjamín recibió esa ciudad en la distribución de la tierra (Josué 9:17; 18:21-25). La imputación fue, en este caso, un regalo real.

La imputación de la justicia, en Romanos 4, se refiere a otorgar a los creyentes lo que Dios tiene legalmente en su cuenta. A pesar de la opinión tradicional, Dios no imputa lo que no es así. Logizomai se utiliza tanto en los versículos 4 y 5 de Romanos 4: los salarios de los trabajadores se cuentan [logizetai] como algo que se les debe. "Pero a aquel que no trabaja, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada [logizetai] como justicia" (v. 5). El contraste en el pasaje es entre alguien que trabaja y alguien que no trabaja. En ambos casos, un regalo verdadero es contado (imputado); al trabajador su salario, al creyente el don de la justicia (rectitud).

La GEB dice: "Sólo Su justicia es suficiente para que podamos estar correctamente de pie ante el Señor" (p. 46). Es preciso añadir, Su justicia es suficiente tanto para que podamos estar correctamente de pie como para tener un estado espiritual correcto. Romanos 5 nos asegura que cuando estamos justificados por la fe "tenemos paz para con Dios", esto es "porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado" (vv. 1, 5, NVRS).

En la lección sobre Romanos 6, la GEB dice: "Sin embargo, la palabra santificación no aparece en ninguna parte en Romanos" (p. 56). Esto es un error curioso. De hecho, la palabra griega hagiasmos aparece dos veces, en Romanos 6:19 y 6:22. La palabra significa "santificación" y "santidad". Romanos 6 trata tanto de la justificación como de la santificación. Romanos 6:07 se traduce literalmente: “Porque el que murió ha sido justificado [dedikaiotai] del pecado”. La muerte del viejo hombre es la conversión, es la muerte de la vieja vida de pecado habitual (Efe. 4:22; Col. 3:3-11). Pablo habla de los cristianos de Roma que han tenido esta experiencia como voluntarios "siervos de la justicia" (Rom. 6:18, NVRS). Se convirtieron en tales siervos cuando fueron justificados, porque la justificación es el don de la justicia [rectitud], (Rom. 3:22). Los creyentes se convirtieron en siervos de la justicia "para santificación" (Rom. 6:19, NVRS). El asunto es que la santificación (santidad) es el resultado inmediato y a largo plazo de la justificación. La justificación produce santificación (cf. Rom. 6:22.)

Romanos 7:6 subraya este punto. Cuando el viejo hombre de pecado muere, "somos siervos . . . en la nueva vida en el Espíritu" (NVRS). Romanos 8 encapsula el asunto. "Pero ya no estáis en la carne sino que estáis en el Espíritu" (v. 9, NVRS). Los creyentes romanos ya no eran injustificados, sino que habían recibido el Espíritu Santo que mora en ellos desde el momento en que fueron justificados. "Cualquier persona que no tiene el Espíritu de Cristo no pertenece a él" (v. 9, NVRS). En otras palabras, cualquier persona injustificada no pertenece a Cristo. "Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia" (v. 10, NVRS). El pasaje está diciendo que el Espíritu que mora en el creyente es Cristo morando en el creyente, y Su presencia en la vida es la rectitud en la vida. El don de la rectitud (justificación) es otorgado por el Espíritu Santo. La justificación, entonces, es la obra del Espíritu.

Esta verdad es fuertemente enfatizada en Tito 3:5-7. Allí Pablo dice explícitamente que el acto salvífico de Dios es "por el lavamiento de la regeneración [paliggenesias] y la renovación del Espíritu Santo, que derramó sobre nosotros". No hemos sido salvados gracias a la infusión, sino por el vertido o derramamiento del Espíritu. Ekcheo es el mismo verbo usado en Mat. 9:17 para referirse al derramamiento de un líquido (cf. Hechos 2:17,18,33, donde se menciona el derramamiento del Espíritu). Fuimos salvados “de manera que, habiendo sido justificados [dikaiothentes] por Su gracia, podamos ser herederos de vida eterna conforme a la esperanza” (v. 7). En este pasaje, la acción salvífica de Dios se identifica con su acción justificadora, y el resultado es que somos herederos.

Puesto que Dios nos salva mediante el derramamiento del Espíritu Santo sobre nosotros, esta es, precisamente, la manera en que Él nos justifica. La justificación incluye la experiencia del nuevo nacimiento.

NOTAS FINALES

1. N. T. Wright, Pablo en una perspectiva fresca (Fortress Press: Minneapolis, 2005), pp. 121, 122, 159, 160; Justificación: El plan de Dios y la visión de Pablo (Downers Grove: Illinois: InterVarsity Press, 2009), pp. 28, 69, 90, 91, 95-99, 118.
2. John Piper, El futuro de la justificación: Una respuesta a N. T. Wright (Wheaton, Illinois: Crossway Books, 2007), p. 78.
3. Sal. 62:12; Jer. 17:10; Mat. 16:27, 2 Cor. 5:10; 1 Pedro 1:17; Apocalipsis 20:12; 22:12.
4. Ver 1 Cor. 1:4-9; 15:10; 2 Cor. 8:1,2; 2 Cor. 9:8,14; Gal. 2:9; 2 Tim. 2:1; cf. Heb. 13:9; 2 Pedro 3:18.
5. Cf. Sal. 31:23; 78:7,8; Isa. 1:21,26; Neh. 9:8.
6. Lev. 25:31; Gén. 31:15; 38:15; 1 Sam. 1:13; Job 13:24; 19:11.
7. Neh. 13:13; Deut 2:11,20; Job 18:03; Sal. 106:30,31; cf. Núm. 25:10-13.



Current Issue

Not yet a subscriber? Subscribe today!

Support Spectrum

Thank you for making your generous gift. Your donation will help independent Adventist journalism expand across the globe.

DONATE NOW!

Newsletter

Ads

Organizations

Connect with Spectrum