La Conferencia de la Unión del Pacífico vota la oposición al sistema del Comité de Cumplimiento de GC

Oak and Acorn image: Click for Adventist Faith page
 

 

Nota del Editor: El 12 de septiembre de 2018, el Comité Ejecutivo de la Conferencia del Sindicato del Pacífico votó una carta abierta al Comité Ejecutivo de la Asociación General con respecto al comité de cumplimiento del CG y los documentos a ser votados en el Concilio Anual en octubre.

La declaración de Pacific Union sigue a continuación en su totalidad:

«…para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor, puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios» (Efesios 3:17-19, NVI).

De parte del Comité Ejecutivo de la Pacific Union Conference

Saludos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, en quien tenemos esperanza y vida.

Somos un pueblo unido en el evangelio de Jesucristo, en nuestro amor mutuo y en nuestra dedicación a la misión de compartir el amor de Dios y el mensaje de salvación con nuestra comunidad y con el mundo.

Nos unimos con gozo y agradecimiento en adoración y ministerio cada semana, sabiendo que Dios usará la diversidad de nuestra historia, nuestras circunstancias y nuestros dones para llevar el evangelio a quienes nos rodean.

La oportunidad que esto crea se equipara con la obligación de proteger conscientemente y en oración nuestra unidad de propósito y misión de ser amenazada por facciones o fisuras, a través de la fe en Dios y dependencia en su fortaleza y poder. Dios verdaderamente nos ha dirigido en nuestro crecimiento y desarrollo a través de muchos años.

Nuestra dependencia del Espíritu Santo y nuestra disponibilidad a ser dirigidos son la base del compromiso que hemos hecho con la iglesia que amamos y las comunidades a las que hemos sido llamados a servir. Somos bendecidos al ser parte de una comunión global de Adventistas del Séptimo Día.

Hemos aprendido la verdad de las palabras expresadas por Elena White que «el secreto de la unidad se encuentra en la igualdad de los creyentes en Cristo» (Review and Herald, 22 de diciembre, 1891).

A través de la gracia de Dios hemos llegado a reconocer que solamente representamos plenamente nuestra fe y unidad de propósito común cuando nos apreciamos y respetamos mutuamente. Eso toma una importancia todavía mayor cuando las diversas perspectivas y los dictados de consciencia difieren sobre puntos importantes. Como miembros de una comunidad fiel y compleja, nuestra unidad y misión para ser testigos efectivos nos llama a una fidelidad en todas las cosas, incluyendo la forma como demostramos respeto mutuo.

Tenemos la certeza de que el respeto por los dictados de conciencia y el respeto mutuo son los dos lados de la misma mano —extendida en misión, en ministerio y en esperanza.

Es por esas razones que alzamos nuestras urgentes objeciones a la propuesta de la creación de «comités de conformidad» conforme ha sido formulado por el comité administrativo de la Conferencia General y programado para recibir un voto positivo durante el Concilio Anual de la Conferencia General. (Ver ANN, September 7, 2018 https://news.adventist.org/en/all-news/news/go/2018-09-07/prayerful-process-continues-gc-adcom-embraces-unity/.)  Hay cuatro preocupaciones centrales:

• El aparato del «comité de conformidad» trasplanta de facto a la Iglesia Adventista del Séptimo Día en un sistema centralizado de gobierno que es sin precedente en su envergadura y antitético a nuestro historial práctico. Es alarmante que un pequeño grupo posea autoridad para «desarrollar y recomendar al comité administrativo de la Conferencia General directrices que describan explícitamente la conducta y el comportamiento de los empleados denominacionales» abarcando virtualmente todo aspecto de creencia, práctica de fe y método de ministerio.

• La estructura del «comité de conformidad» suplanta y subvierte nuestro sistema constituyente de gobierno actual. Los evaluadores finales en cuanto a como se expresa la enseñanza Adventista del Séptimo Día y quien actúa como un Adventista del Séptimo Día genuino no recaerá ya más con quien lo emplea —conferencia, unión, presidente de institución y su comité ejecutivo o su junta. Cualquier punto de fidelidad denominacional en cuanto a enseñanza, práctica de fe o ministerio será presentado al «comité de conformidad» apropiado sobre el cual recaerá la responsabilidad de investigar y elucidar conclusiones.

• La configuración del «comité de conformidad» tendrá un efecto corrosivo en los lazos existentes de confianza y hermandad entre los miembros de iglesia y entre los miembros y sus líderes espirituales. Los «comités de conformidad» requerirán información para llevar a cabo su labor, la cual únicamente podrá ser obtenida de delatores, informantes y soplones. Una atmosfera de temor y sospecha derribará la franqueza para presentar la verdad —que hasta ahora ha destacado a la vida espiritual de los Adventistas del Séptimo Día.

• Para nuestro profundo desaliento, los patrones del «comité de conformidad» sugerido no se conciben residiendo únicamente en las oficinas de la Conferencia General. La propuesta del GCADCOM urge a que «este modelo llegue a ser adoptado por otros niveles de la organización de la iglesia». La réplica de este tipo de metodología investigativa de la vida de la iglesia transformaría a esta iglesia en algo verdaderamente irreconocible.

Es nuestro llamado en oración a los Adventistas del Séptimo Día, tanto en el territorio de nuestra Pacific Union lo mismo que a nuestros hermanos y hermanas de toda región de nuestra iglesia, a oponerse a la adopción de este nuevo sistema de «comité de conformidad» a nuestro sistema de fe y práctica. Les pedimos no solamente que oren, sino que expresen también sus convicciones sobre esto a los debidamente elegidos dirigentes de la iglesia.

Estas palabras de Elena White son muy apropiadas para estos tiempos: «Ningún alma debiera ser desanimada; ninguna mano atada; ninguna voz silenciada. Permitamos que cada labor personal, hecha en privado o en público, ayude en hacer avanzar esta gran obra. Coloquemos cargas sobre los hombres y mujeres de la iglesia, para que al ejercitarse, puedan crecer y llegar a ser agentes efectivos en las manos de Dios para iluminar a los que están en tinieblas» (The Review and Herald, 9 de julio de 1895).

Somos compelidos por nuestra fe mutua a afirmar nuestra misión y sagrado llamado —y a declarar nuestra convicción de que «el que comenzó tan buena obra en [nosotros] la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús» (Filipenses 1:6, NVI).

 

—Comité ejecutivo de la Pacific Union Conference

 

12 de septiembre, 2018

 

###

 

Pacific Union Conference of Seventh-day Adventists

Mail to: PO Box 5005, Westlake Village, CA 91359

Street Address: 2686 Townsgate Road, Westlake Village, CA 91361

(805) 413-7100

info@adventistfaith.com

 

Logo cortesía de la Conferencia de Pacific Union.

 

Te invitamos a unirte a nuestra comunidad a través de la conversación comentando a continuación. Le pedimos que participe en un discurso cortés y respetuoso. Puede ver nuestra política completa de comentarios haciendo clic aquí.