Nueva "Profetisa" adventista afirma recibir sueños y visiones de Dios

Nueva "Profetisa" adventista afirma recibir sueños y visiones de Dios

Spectrum Banner Ad: Click for Grow the Vision
 

 

Written by: 
Published:
July 27, 2017

El mes de junio de 2017 vio el surgimiento de una nueva "profetisa" adventista. Daisy Escalante, fundadora de un ministerio independiente de salud en Puerto Rico, afirma haber recibido sueños y visiones de Dios para la Iglesia Adventista. Estos mensajes aparentemente han sido recibidos al menos desde abril de 2017, pero sólo recientemente han comenzado a circular por Internet.

Todas las "revelaciones" de Escalante se encuentran en un audio en español de tres horas en YouTube; la mayor parte parece haberse preparado de antemano. Los mensajes en audio han causado considerable consternación entre las iglesias de habla hispana.

Las admoniciones de Escalante presentan un ángel o a Jesús hablando directamente con ella. Estos pintan un horrible retrato de la condición espiritual de la iglesia adventista; hay una plétora de reprensiones por su apostasía y repetidos llamados a la reforma. Las palabras "anatema," "abominación" y “vileza” aparecen con frecuencia. En un audio titulado "La destrucción de mi pueblo es inminente", ella afirma que se le muestra una iglesia adventista de cuyas fundaciones emanan bestias aladas fantasmagóricas con la intención de devorar a sus miembros. En la misma visión, ella ve una pareja en una de las habitaciones de la iglesia en una relación adúltera que simboliza el estado espiritual de la iglesia adventista.

Un hilo común es la repetición de temas encontrados en los escritos de Ellen White. Escalante exhorta a los adventistas a abandonar las ciudades y sus iglesias locales donde hay "demasiado pecado" y trasladarse al campo. Al igual que Elena de White, Escalante tiene un "ángel acompañante" que advierte sobre la inminente "destrucción" de la iglesia adventista. Escalante se siente débil al recibir las revelaciones; las expresiones "Se me mostró" y "Vi" aparecen con frecuencia.

Descripciones de escenas que parecen ser paralelas a pasajes bíblicos llenan grandes segmentos de los audios. Entre lo que parecen ser llamados sinceros a la santificación, Escalante se dirige a los "viejos hitos": Jesús frunce el ceño a los adventistas que cocinan y planchan sus ropas en el sábado, condena cualquier tipo de adorno y llama abominación a las "sacerdotisas", entre otras diatribas sobre el estilo de vida. La edición antigua del Himnario Adventista sin notación musical es llamada "inspirada" mientras que la nueva edición con notación musical no es inspirada.

También encontramos los usuales intentos de fijar fechas para la Segunda Venida. En un ejemplo de “sutil establecimiento de fechas”, Escalante declara que Jesús está a "un minuto" de ponerse sus vestiduras reales para regresar como "Rey de reyes y Señor de señores". A continuación, ella ofrece nueva luz sobre la secuencia de eventos finales: los 3.5 años (1260 días) de Daniel y Revelación comenzaron el 23 de septiembre de 2015 durante la visita del Papa Francisco a los Estados Unidos y llegarán a su fin en 2019 con el establecimiento de una ley dominical nacional. Esa misma fecha en 2015 marca el inicio del juicio sobre los vivos.

Los incoherentes "testimonios" de Escalante son demasiado largos para analizarlos de manera exhaustiva. Pero un patrón importante emerge en su experiencia: de manera similar a la contemporánea de White, Anna Rice Phillips (1865-1926), Jeanine Sautron (1980) y más recientemente Ernie Knoll, todos los mensajes de Escalante ocurren en privado. En un punto Escalante dice que Dios deliberadamente elige revelar cosas por la noche. Los sueños y visiones de Sautron nunca fueron sometidos a una verificación independiente; Ernie Knoll afirma recibir solamente sueños.

Es innegable que los sueños fueron un importante modo de comunicación divina en los tiempos bíblicos, como en el caso de Jacob (Gén 28:12), su hijo José (Gén 37), José el prometido de María (Mateo 2:12) y la esposa de Pilato (Mateo 27:19) por nombrar algunos. La interpretación de los "sueños proféticos" a veces requería la intervención de un tercero igualmente inspirado, como en el caso de Faraón y Nabucodonosor.

Pero los sueños también son vistos como fuentes cuestionables de revelación; Jeremías 29:8 advierte contra escuchar los sueños de los profetas que mienten en el nombre del Señor: "Yo sé bien que esos profetas mienten cuando profetizan en mi nombre y aseguran que han tenido un sueño. Yo estoy en contra de los que profetizan sueños mentirosos, pues con sus profecías mentirosas y lisonjeras hacen que mi pueblo pierda el camino. Yo no los envié a profetizar. ¡Ningún bien le hacen a mi pueblo! —Palabra del Señor." (23:25, 32 RVC). En Deuteronomio 13:1-4, los sueños proféticos se mezclan con el error para "probar" a Israel.

En medio de la adoración ostensiblemente caótica y carismática en la iglesia de Corinto, Pablo exige que las revelaciones especiales sean interpretadas por un intérprete igualmente inspirado (1 Cor 14:27), de lo contrario los destinatarios de dichas epifanías deberían permanecer callados. Esto proporcionó un importante control contra pretensiones a revelaciones privadas. La "profecía" auténtica advierte a Pedro, no es el fruto de "la interpretación privada" (2 Pedro 1:20).

La razón de la cautela en la aceptación de los sueños parece obvia: a diferencia de las visiones, que a veces pueden ocurrir en público, los sueños son en gran parte hechos personales que están fuera del ámbito tangible y cuya validez no puede ser verificada de forma independiente pues sólo existen en el cerebro del visionario y se producen en la noche. Por lo tanto, es curioso, si no sospechoso, que la mayoría de estos visionarios autoproclamados afirman haber recibido sueños. Aquellos que desean más evidencia son entonces llamados incrédulos y ellos mismos sirven como cumplimiento de la "apostasía" predicha en las revelaciones. Los sueños se convierten en una profecía autocumplida, independientemente de lo que realmente significan.

Un ejemplo de ello: en un comentario sobre Facebook, el marido de Escalante se burla de los escépticos mientras afirma que miles han sido bendecidos por sus mensajes. Él condena las "abominaciones" encontradas en la "rebelde" Iglesia Adventista.

Como adventista, para mi es siempre un poco desconcertante ser confrontado con respuestas binarias, al estilo "sí/no" a estas afirmaciones al don profético. "¿Podría esto ser un cumplimiento de los "soñadores" escatológicos predichos en Joel 2:28?" – me pregunto. Para una iglesia cuyo sistema de creencias está fundamentado en la manifestación del "espíritu de profecía" escatológico, tales manifestaciones presentan un problema. Por una parte, esta creencia hace que el adventismo sea especialmente vulnerable a los "visionarios" itinerantes. La ironía para nosotros es descartar categóricamente cualquier profeta nuevo, no canónico, al tiempo que mantiene la creencia en una profetisa moderna.

En un artículo sobre los sueños de Ernie Knoll, Loren Seibold reflexionó: "En esta era de escrutinio microscópico, ¿podría un profeta real sobrevivir a la exposición lo suficiente para ser escuchado?" Conclusiones apresuradas presentan dos riesgos: aceptar demasiado rápidamente lo que en el mejor de los casos es fruto de la piedad cristiana y, en el peor de ellos, del simple charlatanismo/oportunismo o rechazar lo que de hecho podría ser un don genuino. Sin duda el marco apocalíptico que acompaña a estas neo-profecías complica el discernimiento para muchos.

1 Juan 4:1 recomienda "probar a los espíritus" en lugar de aceptarlos o negarlos rotundamente. El texto-prueba preferido contra estas nuevas profecías es Isa. 8:20: "¡A la ley y al testimonio!" (RV60) Pero ¿y si los mensajes en sí mismos no tienen nada contra "la ley y los profetas" necesariamente? ¿Y si inspiran a otros adventistas a re-consagrar sus vidas y unirse al "reavivamiento y la reforma"? ¿Un enfoque pragmático y orientado hacia las frutas validaría tales voces como dones del Espíritu?

Las denominaciones pentecostales en las que son comunes el hablar en lenguas, las profecías extemporáneas y las revelaciones improvisadas han entregado sus prácticas eclesiológicas a interpretaciones fáciles de los pasajes bíblicos que tratan de dones carismáticos y alientan un copiar/pegar mímico de los acontecimientos de la iglesia de Corinto.

El adventismo no ha sido inmune a estos; ya en la década de 1860, hablar en lenguas, nadar y gatear en el Espíritu ocurrieron esporádicamente en nuestras filas, como en el infame caso de Sammy Hancock. Desde las reuniones campestres en Indiana en el verano de 1900, cuando culminó el movimiento de la carne santificada, los adventistas han tratado de mantener una gran distancia de esta especie de "frutos del Espíritu" para que no bajemos por una cuesta resbaladiza y terminemos inmiscuidos en lo "oculto". Desde entonces, hemos mirado con sospecha a cualquiera que reclame "nueva luz", ya sea en forma de revelaciones sobrenaturales o nuevas interpretaciones de la Escritura. Nuestros servicios de adoración están altamente planificados; las efusiones espontáneas del "Espíritu" son desalentadas tanto en público como en privado.

Así, la norma en el adventismo no ha sido la simpatía, sino un rechazo de profetas contemporáneos (una reacción que no es necesariamente nueva, véase Marcos 6:4). Ellen White se encontró con una oposición significativa desde el principio al punto de que unirse a la incipiente grupo de guardadores del sábado (alrededor de 1860) no requería la aceptación de su don (véase Testimonios para la Iglesia, vol. 1, p. 328). Con el tiempo, sin embargo, su don superior se convirtió en el molde contra el cual los nuevos profetas eran probados.

Cuando Ellen White falleció en 1915, perdimos nuestro Urim Tumim. Desde entonces han existido decenas de profetas autoproclamados en el adventismo y todos ellos hasta ahora han sido considerados falsos, en parte porque de alguna manera contradecían a Elena de White. Sus libros, la fuente misma de la mayoría de las imágenes utilizadas por estos "profetas," resultó ser su talón de Aquiles. Así, la creencia del adventismo en el "espíritu de profecía" escatológico se ha circunscrito con seguridad al ministerio profético de Ellen White, 1844-1915.

Nuestras primeras experiencias con lo carismático perfeccionaron nuestras habilidades para probar estas manifestaciones; tenemos nuestras propias listas comprobaciones “de sentido común” antes de que podamos aceptar su origen divino. Algunas de estas "revelaciones" son infantiles (por ejemplo, Jesús advierte a Escalante que respete a un caracol), otras son expresiones religiosas inconsecuentes, muchas repiten revelaciones anteriores mientras que otras son claramente absurdas, como el caso de los cuatro adventistas de Hamburgo, Alemania en los años 60, que afirmaban haber recibido revelaciones independientes de que la Iglesia Adventista debía unirse a un "Asociación protectora de animales" y convertir el cuidado de los animales en un principio central de la doctrina adventista. A petición de su mensajero celestial, viajaron al "otro lado del océano" en busca de un "anciano enfermo y sabio", y viajaron a la sede del Asociación General para presentar su caso.

Sobre todo, estos casos han beneficiado poco a la iglesia, a excepción de afilar nuestros argumentos contra ellos. En el caso de Escalante, sus afirmaciones son demostrablemente falsas: su nada original pontificación parece ser el producto de la ultraconservadora piedad adventista impregnada de perfeccionismo de última generación, una inclinación crítica y farisaica envuelta en súplicas pseudo-celestiales, todo esto bañado en una fértil imaginación religiosa y quizás algún desorden de personalidad no identificado que le permita mentir con una cara seria. Y, desafortunadamente, sigue habiendo una audiencia para este tipo de ejercicio en el adventismo, uno formado por aquellos que viven en los márgenes, donde florecen las visiones desequilibradas y marcadas por intereses propios de la escatología, la soteriología y la vida cristiana.

Al final del día, este nuevo espécimen de falsa profecía rebaja la obra del Espíritu Santo y revela los defectos en muchos de las interpretaciones adventistas de ese don. Parece entonces que, a pesar de su falsedad inherente, tales pretensiones del don profético probablemente continuarán probando nuestra comprensión del "espíritu de profecía" escatológico y sus implicaciones para la iglesia.

 

André Reis ha publicado artículos y capítulos de libros sobre teología, historia de la iglesia, culto y música. Recientemente terminó su doctorado en Nuevo Testamento en Avondale College.

Crédito de la imagen: Video Still

 

Si responde a este artículo, por favor:

Asegúrese de que sus comentarios son pertinentes al tema; Ser conciso en su respuesta; Demostrar respeto por las personas y las ideas si usted está de acuerdo o en desacuerdo con ellos; Y limitarse a un comentario por artículo, a menos que el autor del artículo directamente se compromete en una conversación más. Los comentarios que cumplan estos criterios son bienvenidos en el sitio web de Spectrum. Los comentarios que no cumplan con estos criterios serán eliminados.

Print Friendly, PDF & Email

 

Spectrum Magazine Donation Page: Help Support Independent Adventist Journalism