El significado de la paciencia

Three Angels (medieval).jpeg

Odio cuando alguien me dice: “Gracias por su paciencia”. Por lo general, significa que tengo toda la razón para ser impaciente, y que alguien está tratando de que tenga paciencia cuando no tengo ganas de tenerla.

Demorada en un aeropuerto en tiempo de Navidad, y sin poder hacer nada al respecto, me impacienté frente a la incompetencia de los empleados de la aerolínea. ¿Quién no? Después de todo, ¿no es la impaciencia frente a la injusticia algo bueno?

Cuando Pablo habla de la paciencia (makrothumia) como uno de los frutos del Espíritu, quiere decir algo diferente a esperar tranquilamente cuando se puede hacer algo. Lo que quiere decir es que el Espíritu inspire en nosotros la persistencia y el equilibrio. Los pacientes persisten en hacer lo que es bueno y correcto, hasta que logran lo que pretenden lograr. Con el fin de hacer eso, las personas pacientes se concentran. No se las puede alejar de sus metas y convicciones centrales.

Por ejemplo, un antiguo escritor dijo una vez que la clave del éxito de Roma fue su "política y su paciencia". Por paciencia el autor se refiere a la cualidad romana de la persistencia en la búsqueda de la victoria, sin hacer jamás la paz en la derrota.

Otro ejemplo se encuentra en la vida de Abraham. Dios le prometió un hijo y esperó pacientemente, de acuerdo a Hebreos 6:15, hasta que recibió lo prometido. Podríamos afirmar que Abraham era cualquier cosa menos paciente, porque aceptó la idea de Sara de juntarse con Agar, que resultó en el nacimiento de Ismael. Sin embargo, esta objeción ignora el hecho de que, incluso al juntarse con Agar, confiaba en que Dios le proporcionaría un hijo. Siempre Abraham se concentró en la promesa de Dios.

Otro ejemplo de esta concentración persistente viene del predicador cristiano antiguo, San Juan Crisóstomo. Definió la paciencia como “el espíritu que podría tomar venganza si quisiera, pero se rehúsa a hacerlo”. El mundo greco-romano no ve este tipo de paciencia con admiración. De hecho, la despreciaba. El erudito William Barclay contrasta la actitud cristiana de la paciencia con una de las grandes virtudes griegas (megalopsuchia) que consiste en negarse a tolerar cualquier insulto o daño.

La paciencia cristiana que nunca busca la venganza, actúa así porque está tan concentrada en el bien de la otra persona que no puede tolerar la idea de hacerle daño. Sin duda es por esto que Pablo pone primero la paciencia en su lista de descriptores para el amor (1 Cor. 13:4).

Hace años, un informe de noticias presentó la historia de una joven mujer recién casada que sufrió una lesión cerebral grave en un terrible accidente de automóvil. Después de varias semanas en coma, poco a poco recuperó la conciencia, pero pronto se hizo evidente que sus recuerdos recientes habían sido borrados. Ella reconoció a sus padres, pero cuando su marido entró en la habitación preguntó, "¿Quién es él?" Ella lo ignoró e incluso rechazó sus intentos de acercarse a ella. Finalmente llegó a aceptar el hecho de que se había casado con él, pero estaba claro que no tenía memoria de su historia común. El marido escogió el camino de la paciencia. Permaneció dedicado a ella, la cuidó en su convalecencia, y finalmente la llevó a su casa, que ella había decorado con su estilo único. La vida fue difícil para ellos, porque tuvieron que conocerse de nuevo. La terapia les ayudó a superar algunos períodos difíciles. Pero debido a que el marido se había comprometido con su esposa "en la enfermedad y en salud", se mantuvo paciente en la relación a pesar de las dificultades y penurias que tuvo que soportar.

En las Escrituras hebreas este tipo de paciencia se llama literalmente "sufrimiento largo". Es una de las características principales de Dios. El no vengarse de aquellos que lo toman a la ligera o lo ignoran. Por el contrario, Dios ama a cada uno de sus hijos.

La lengua griega tiene otra palabra, más interesante, para denominar a la paciencia - hupomonē. En contraste con makrothumia, que despreciaban, los griegos vieron hupomonē como una gran virtud, ya que describe una resistencia valiente que desafía el mal.

Lejos de ser pasiva, esta cualidad implica una resistencia activa a los poderes hostiles. Describe a un soldado herido que soporta el dolor y sigue luchando contra el enemigo. Se refiere a la capacidad de una planta para vivir en circunstancias difíciles y desfavorables. Describe a un hombre que ama el honor más que nada, y se mantiene firme frente a aquellos que lo persuaden para actuar deshonestamente.

En resumen, se trata de una "constancia de conquista," firmeza frente a la presión para rendirse. En el concepto griego, no había garantía de victoria o conquista. La firmeza frente al mal era admirada, prevaleciera o no.

Las Escrituras hebreas y cristianas también utilizan esta palabra para la paciencia. Pero la existencia de una promesa es básica para la idea bíblica de la paciencia. La gente que tiene paciencia soporta la prueba inmediata, la persecución, o la oposición, porque sabe que hay una promesa de algo mejor en el futuro, hay una promesa de que el sufrimiento actual llegará a su fin, hay una garantía de que el mal será derrotado y la justicia triunfará.

La perspectiva bíblica no ve esa promesa como algo separado del Prometedor. Soportamos con paciencia y con una esperanza segura de que Dios mantendrá sus promesas y nos librará.

El antiguo concepto griego de la paciencia implica una fuerza interior del alma que puede soportar tiempos difíciles, y que se alcanzaba por la educación disciplinada de la voluntad. En contraste con eso, las Escrituras hebreas describen la paciencia como dirigida hacia el exterior, hacia Dios. Refleja una espera confiada en que Dios intervendrá. El salmista nos exhorta a "esperar en el Señor" (Cf. Sal. 33:20, 37:7).

Este tipo de paciencia tiene un interés particular para nosotros, porque las Escrituras hebreas miraban hacia el futuro. El pueblo de Dios sufre y es perseguido en el presente, pero en algún momento del futuro Dios va a intervenir. Los que esperan pacientemente que Dios cumpla su promesa en el futuro, serán guardados (Daniel 12:12). El enfoque de las Escrituras hebreas no está ni en los opositores hostiles, ni en el poder de la resistencia dentro de cada persona; más bien, el objetivo es aferrarse a Dios y no ignorar su poder y su fidelidad (Salmo 27:13, 14; Empleo 6:11-13). Este tipo de paciencia es también un fruto del Espíritu, porque Dios y Su promesa inspiran paciencia en los que confían en él.

Debe quedar claro que este tipo de paciencia no es meramente la resignación pasiva. No es la paciencia que se sienta con la cabeza gacha y deja que las cosas caigan sobre ella, inactiva, hasta que la tormenta haya pasado. Más bien, es el espíritu del que puede soportar las cosas, no sólo con resignación, sino con ardiente esperanza.

Jesús es un ejemplo de este tipo de paciencia. El libro de Hebreos nos dice que Jesús mostró este tipo de paciencia cuando fue a la cruz (12:2). Con paciencia soportó la oposición de los hombres pecadores. Su paciencia no era ciertamente pasiva. Al leer los relatos de su sufrimiento y muerte, tenemos la sensación de que Él estaba en el control, y no sus captores. En el huerto, cuando la multitud viene a arrestarlo, se entrega a ellos aunque no tenía por qué hacerlo. En el juicio, él decide cuándo hablar y cuándo no. Le dice a Pilato que, como juez, no tiene ningún poder que no le haya sido dado (Juan 19:11). Se resiste al mal que trata de romper su espíritu, se resiste a responder con odio y rabia, y al final da un grito de triunfo: "Todo está cumplido".

Así, como nos dice la Epístola a los Hebreos, Jesús soportó con paciencia la cruz, menospreciando el oprobio de ella, y ahora está sentado a la diestra de Dios. Fue capaz de seguir adelante con la crucifixión, se mantuvo fiel y puro hasta el final, porque confiaba en la promesa de Dios de la liberación.

El libro de Apocalipsis prevé un tiempo de gran tribulación y sufrimiento. El tercer ángel de Apocalipsis 14 tiene un mensaje de advertencia para la Tierra. La mayoría de las traducciones concluyen el mensaje del tercer ángel con el versículo 11 —una advertencia espeluznante que aquellos que reciban la marca de la bestia, serán atormentados día y noche sin descanso. De hecho, se podría argumentar con buena base que el mensaje del tercer ángel continúa en el versículo 12, con su petición de paciencia a aquellos que obedecen los mandamientos de Dios y tienen la fe de Jesús. ¿Podría ser que el mensaje del tercer ángel está realmente dirigido a los santos, para alentarlos a permanecer pacientes en su confianza ante la promesa de Dios de liberación?

Sin embargo, la tribulación no viene sólo al final de los tiempos. Hoy en día, en momentos de pérdida y dolor, se nos anima a mantenernos firmes, con paciencia, viviendo sobre la base de las promesas del Todopoderoso, y a establecer nuestra esperanza en su capacidad para derrotar el mal y la muerte.

Lo contrario de la paciencia no es dar golpecitos de pies con impaciencia, sino renunciar, dejar ir, irse derrotado, retirándose en medio de la vergüenza, tirar la toalla.

El fruto del Espíritu no es ese tipo de cobardía. El Espíritu suscita en nosotros una resistencia activa al mal, que se mantiene constante hasta que se vence. Esa persistencia se basa en el hecho de que Aquel que sufrió la cruz es también el que ha vencido la muerte y que promete venir por los suyos, algún día, muy pronto.

No enfrentamos el futuro sombríamente en espera del final, sino más bien miramos hacia el futuro, basados en las promesas de Jesús. Podemos soportar cualquier cosa, con paciencia, porque sabemos que todo lo que esperamos en Su nombre nos llevará a la gloria.

* * *

Fuentes de este ensayo son:

William Barclay, New Testament Words (Philadelphia: Westminster Press, 1964), "hupomonē" y "makrothumia".

F. Hauk, "Hupomonē", y J. Horst, "Makrothumia", en el Diccionario Teológico del Nuevo Testamento, ed. Gerhard Kittel (Grand Rapids: Eerdmans, 1967).

Because the mission of Spectrum Magazine is community through conversation, we invite participation of all readers in a respectful manner. To comment on the Spectrum Magazine website, one must register with a verifiable identity (email, twitter, facebook) and agree to the following Spectrum Magazine commenters covenant.


Current Issue

Not yet a subscriber? Subscribe today!

Café Hispano is edited through a partnership between Aula7activa and Spectrum Magazine.


Café Hispano es editado por Spectrum y Aula7activa.

Support Spectrum

Thank you for making your generous gift. Your donation will help independent Adventist journalism expand across the globe.

DONATE NOW!

Newsletter

Ads

Organizations

Sat, 09/13/2014 | San Diego Adventist Forum
Terrie Dopp Aamodt, PhD

Connect with Spectrum